El Origen del Pisco

El Inca Garcilaso de la Vega, mestizo ilustrado descendiente de la nobleza cuzqueña menciona en sus “Comentarios Reales” que fue Francisco de Caravantes quien trajo la vid al Perú desde las Islas Canarias.
El mismo Garcilaso señala que el primer vino producido en el Perú fue elaborado en 1560 en la Hacienda Marcahuasi, Cuzco,de propiedad de Pedro López de Casalla.

El cronista Pedro Cieza de León, en su obra “Crónica del Perú”, publicada en 1553, testifica que vio viñas en San Miguel de Piura, Pacasmayo, Santa, Chincha y Léon de Huánuco. El primer documento que avala la producción de aguardiente de uva en el Perú es el testamento de Pedro Manuel, llamado “El Griego”, morador de la ciudad de Ica, elaborado en 1613, que indica tuvo entre sus bienes, además de una esclava criolla “treinta tinajas de vurney llenas de aguardiente, más un barril lleno de aguardiente que terna treinta botixuelas de la dicha aguardiente”. Señala también una caldera grande de cobre de sacar aguardiente, con su tapa de cañón.

El escritor suizo Johann Jacob Von Tschudi, en su obra denominada “Testimonio del Perú” (1838-1842), señala que “…la pequeña ciudad de Pisco, a media legua de la cual hay una bahía segura con buen anclaje. Por la exportación de su aguardiente ha alcanzado cierta importancia…
Las uvas son de excelente calidad, muy jugosas y muy dulces. De la mayor parte se destila aguardiente, el cual como se comprenderá es exquisito. Todo el Perú se aprovisionan de esta bebida del valle de Ica. El aguardiente común se llama aguardiente de Pisco porque es embarcado en este puerto”.

Alambique para la Destilación del Pisco
Botijas para el Almacenaje del Pisco

Publicidad

Cerrar
Carrito (0)

No hay productos en el carrito. No hay productos en el carrito.



Divisa